ACOMÓDATE

Llevaba mucho tiempo sin sacarme de las entrañas las palabras y es verdad que me han costado mucho, porque yo no sé hacer bienvenidas, ni despedidas. Pero la cosa no es ponernos cursi, espero que disfrutes el fascinante mundo de este Sexy y Barrigón. (Si no disimula.)







martes, 21 de diciembre de 2010

Cuando las cosas son como debieran ser.






La vida te hace testigo de historias, que son tan grandes que merecen ser contadas.

Dentro de todo lo bueno que me pasó en esta ciudad del caos vial en época navideña y otras temporadas más. Mi pariente me presentó a mucha banda que al día de hoy tengo el gusto de contarlos como a los dedos de las manos. Uno por uno y no tengo más de diez, los amigos. Estos personajes extraños que son causa suficiente para decir que cuando están las penas no son tan penas, y las sonrisas se convierten automáticamente en carcajadas.



He tenido la suerte de conocer al pinché Perez, apodo que le puse, siguiendo estrictamente el cariño que le tengo. Que puedo decir, son esas personas que mágicamente se hacen parte de tu vida. Lo que es imposible de entender para el par de neuronas que ha sobrevivido a las matanzas colectivas de los rones, los whiskey con los químicos secretos que la empresa Cigatam. Cómo es posible que se le estime tanto, si tan solo lo he visto un par de veces. Simplemente no hay respuesta. Pero dejó de darles la introducción de este personaje para platicar un de esas bonitas historias de amor.



Resultó que el Pinché Perez, se enamoró perdidamente de una compañerita de trabajo, de la cual, se puede decir que es tan guapa como una mañana con tabaco y café, tiene ese encanto de mujer cariñosa y compresiva que dentro de su historia había ocurrido un regalito dejado por un patanazo dejándola madre soltera a una muy temprana edad y el patanazo salió por patas de su vida, dejándola medio sola, pero la verdad de las cosas que bueno que pasó porque le han regalo, un crío tan inteligente, que una vez me ha metido una madriza en temas intelectuales, se me ocurrió platicar de los dinosaurios y mi querido lector me dio una clase magistral del periodo Jurasico.



La historia de la que habló es tan de amor, que Perez. Estrictamente enamorado como lo está ahorita, Solo hace falta ver la cara de estúpido que pone cuando esta señorita aparece a escena. No solo tomo como propio al genio, si no que ha sido padre también a muy temprana edad, y la ha atiborrado de esa sustancia tan difícil de conseguir que es el cariño de todos los días y no solo eso, no dejó que se le escapara a España se fugó con ella dejando las tierras Aztecas. Sin consideraciones a nada. Lo adora y ella a él.



Es una prueba que realmente puede pasarnos a cualquiera, si eres tan inteligente como mi amigo el Peréz. De encontrar a esa personita tendremos que hacer hasta lo imposible para que no se nos escape, dejar los tabús a un lado de la basura y aprender a querer a la persona como es, con lo que tiene, con lo que no ha de tener, con sus miedos. Querer Lo malo y lo bueno, pues si solo quieres lo bueno, es como querer a las personas en partes.



Podría hablar mucho del Peréz decir que es un gran químico y es una de las personas con más materia gris que he conocido, que tiene esa mágica paciencia de a pesar de ser tan inteligente cuando habla, te hace sentir que tu también lo eres. Pero ya es mucha mariconada de mi parte. Una de las cosas que más admiro de este personaje es su historia de amor. Qué bien por eso, hacen sentir que el mundo es un lugar habitable.



Se despide esta tan de usted y tan de nadie Sexy y Barrigón, esperando que todos sigamos el ejemplo de “siempre hay que hacer trampas para que la persona que queremos no nos ponga las maletas en la calle”.

1 comentario:

  1. Larga vida al Señor Pérez y a su familia. Y también al sepsi barrigón.

    ResponderEliminar