ACOMÓDATE

Llevaba mucho tiempo sin sacarme de las entrañas las palabras y es verdad que me han costado mucho, porque yo no sé hacer bienvenidas, ni despedidas. Pero la cosa no es ponernos cursi, espero que disfrutes el fascinante mundo de este Sexy y Barrigón. (Si no disimula.)







martes, 14 de junio de 2011

Whiskey barato para este barrigón.


Un refrigerador llorando en la cocina, posiblemente de hambre, tengo una temporada sin ponerle que enfriar. Acostado sin aire acondicionado, el calor agruma mi mal humor, un avión escupe un grito grave anunciando la llegada de más personas a este espacio ya reducido.

La casa de risa parece serpiente en tiempo de muda de piel, se inflama y tira pedacitos de pintura por aquí y por allá. La noche sin televisión este repleta de ruidos extraños, juro que puedo oír la pequeña riña del vecino con su mujer. 

Estas paredes han inspirado poemas, tratados de filosofía y fotografías, todos ganadoras de premios y prestigios. A mi ahora mi inspira bajar a la concina a buscar unas latas de atún, con suerte mientras la busco encuentro mi vena artística.

Prendó la televisión avisan el fin del mundo otra vez, entre candidatos chapeados y otros que presumen su orines sin sustancias ilegales, me como tres horas. El insomnio ataca otra vez, nada permanece todo se desvanece.

El tiempo es tan relativo y tan manejable que puedes hacer que pase rápido o que pase despacio. Todo depende de la importancia que le pongas.

La mente de los que no duermen juega sucio, te invaden los miedos, los recuerdos y un montón de fantasmas del pasado.  Un caminante me puede dar la solución, una malteada de maltas puede hacerme dormir como bebe o despertarme de una vez por todas a todos los demonios que llevo de polizones en mi corazón. 

  A las 3 de las mañanas de un miserable martes que más da, fresco no he de estar para ya para las 8 horas que hay que trabajar. Aprovecho la falta de sueño para tomarme de buro un Whiskey barato, antes de iniciar el juicio de mi pasado y como no me va el papel de juez abogado y condenado espero bañarme la conciencia con un poco de tabaco remojado con la baba de Juanito el caminador.

El hielo cede ante el calor del alcohol, el sonido del tabaco en ebullición me acompañan en la noche de insomnio, apago la televisión. Mi atención se la gano una señorita a medio vestir guardada cariñosamente en una caja de cartón,  leo lo que me pide, un artículo que anuncia muchos viajes a islas exóticas y paisajes celestiales. 

En aquella caja la guardo como libreta de inversión, si no tengo cuentas en Suiza es porque todo me lo he gastado en asuntos del corazón o porque no he tenido algún hermano político corruptón. 

El que busca la verdad está condenado a encontrarla y el que escarba en cartas viejas de las ex está condenado a pasar un insomnio un poco más llevadero y así fueron desfilando papeles, boletos de cine, globos metálicos del año 1996, no sabía que tenía esta costumbre de atesorar tantos cachivaches sentimentales. 

Un poco más de Whiskey barato  para atontar el corazón, mi primer pago de la PGR me remonta al inicio de mi vida en esta ciudad cuando quise hacer un cielo en el infierno, ahora es un purgatorio, cada día se pone más bonito, si hasta en el infierno se ven angelitos.   

Un sinfín de papelitos con teléfonos y dedicatorias conseguidos en algún bar, historias sin final feliz. Y aunque de las víctimas, de las verdugas de ilusiones y las aves paso ya no queda nada para este barrigón. He de agradecer que me acompañaron a mi noche de insomnio que termino en medio borrachera de buro.

Otro traguito más, otra calada de tabaco y ahora si cae uno plácidamente en los brazos de Morfeo. 

Al día siguiente uno disimula la falta de sueño con alcohol con muchas tazas de café y agradecido con las memorias de una vida vivida como lo digo yo.

Debería estar prohibido dormir todas las noches de la semana.

1 comentario: